Toc, toc

El giro empieza ahora, a partir de que se recoja la última firma y comience la recta final de estas elecciones que, sin sorpresa, se siguen caracterizando por la continua interposición de obstáculos desde el Club a través de la Junta Electoral. Serán las últimas, desde luego, marcadas por esta decepcionante atmósfera de confusión y la opacidad desde quien tiene la obligación no sólo de ser neutral sino de estimular la participación y convertir las elecciones en lo que verdaderamente son, una fiesta rojilla, el principal, más destacado y trascendente acto social y democrático de nuestro Osasuna.

Por desgracia, se nos quiere presentar como algo temido y peligroso. Es una reacción alérgica a la democracia. Es la reacción del miedo a perder, pero sobre todo a que alguien descubra lo que hay debajo de la alfombra. Algo deber haber, valioso o de enorme riesgo para su credibilidad y legado, cuando se fortifican al más puro estilo feudalista, tirano y totalitario, atacando al primero que llama amablemente a la puerta. Toc, toc. Eso les pone de los nervios

Habrá elecciones. No nos avergüencen más

El intercambio de comunicados con la Junta Electoral no es bueno para nadie. El club, por cultura democrática y por responder al nuevo espíritu que está en la calle, debería imponer desde dentro un criterio de máxima colaboración y diálogo con las candidaturas. Sin embargo, todo sigue igual de hermético, cerrado y rancio, o incluso peor.

Los que nos presentamos a estas elecciones con la intención de acabar de una vez por todas con el viejo estilo, el oscurantismo y la represión contra todo aquel socio que discrepa o, como en este caso, intenta participar limpiamente en unas elecciones, entendemos que este tipo de actuaciones nos dan la razón.

El asunto del pre-aval, sobre el cual la Junta Electoral lleva ya tres comunicados (¡tres!), parece haberse convertido en una especie de obsesión para quienes sólo tienen que recepcionarlo y no conseguirlo como sería lo lógico. Parecen estar nerviosos, demasiado, con un tema al que no cesan de darle vueltas y vueltas. Como nadie les hizo caso cuando publicaron un modelo de pre-aval delirante, intoxicado, a la semana  volvieron a la carga, insistiendo en lo mismo, en que era obligatorio rellenar un papel imposible.

Hubo que llamarles la atención para rectificaran. Sin embargo, sólo lo han hecho de cara a la galería, no piensan aceptar nada, sea lo que sea lo que presenten los candidatos porque el problema no es si tienen o no el dichoso aval, el problema es que haya elecciones.

Los bancos no saben ni de qué les están hablando cuando se leen los términos en que los estatutos del C.A Osasuna exigen el no menos famoso preaval. No era una garantía económica lo que se pretendía asegurar en beneficio del club, ahora sabemos que el verdadero objetivo era evitar elecciones para siempre y en beneficio de una junta directiva aterrada ante la posibilidad de que alguien entre en el club y abra los cajones.

Se han inventado un pre-aval imposible bajo el tendencioso control del principal culpable esta escenografía feudal y dictatorial que no es otro que el director general. Quiere evitar las elecciones, quiere un Osasuna hereditario y antidemocrático. Nos avergüenzan. No lo hagan, no nos avergüencen más.

Si no permiten que se abran las urnas no será porque los candidatos no tengan el aval sino porque desde dentro del club, unilateralmente y de forma sumarísima, temen que el socio vote. Temen perder lo que tienen. No hay otra explicación. Pero habrá elecciones porque eso es lo legal y lo estatutario, porque lo vamos a luchar y porque el socio merece la oportunidad de elegir entre seguir en la oscuridad o ver salir el sol en El Sadar.

Se puede y se debe

Ha sido un fin de semana en el que, por circunstancias del calendario, Osasuna se ha enfrentado al Barcelona B, plantel de las futuras figuras del Camp Nou, mientras los mejores futbolistas navarros del momento han sido decisivos en la Premier inglesa. Las imágenes emocionan. Azpilicueta celebrando un gol clave en con el Chelsea en Stamford Bridge, Mikel Merino ganando para el Newcastle también con un gol suyo y Nacho Monreal metido a crack del Arsenal. El éxito de la cantera navarra es, pues indiscutible, el talento salta a la vista y su nivel competitivo está a la altura de una competición tan exigente.

La pregunta es si acaso laLiga no lo es. Y la respuesta es sí, siempre y cuando Osasuna esté en Primera, siempre y cuando se haya taponado la fuga de canteranos de oro, antes incluso de terminar su carrera en Tajonar, y siempre y cuando la confianza en la cantera no sea palabrería.

Además de creer en los que suben también hay que corresponderles con fichas que estén a la altura de sus cualidades y en un equipo donde sus expectativas se cumplan. Difícilmente Osasuna podría retener a Messi pero sí a Merino, Azpilicueta, Monreal y tantos otros. Se puede. Se debe. Lo haremos.

Título

Tomamos nota

La recogida de firmas está siendo un ejercicio que requiere paciencia y cierto grado de reposo, yendo de puerta en puerta, hablando con cada socio. Es un esfuerzo que vale mucho la pena y que nos tomamos muy en serio en esta candidatura, intentando que nadie firme por firmar y sin saber qué tipo de proyecto está apoyando. Queremos que cada rúbrica sea la de un socio convencido de estar dando un paso adelante a favor de nuestro club. Le preguntamos antes si ha apoyado a otra candidatura pues eso invalida el aval de ambas del mismo modo que si ha firmado por nosotros anula la de otros. Sería bueno, y tomamos buena nota para el futuro, que desde el club emanara naturalmente la voluntad de realizar unas elecciones ejemplares desde la obligación institucional de transmitir al socio la máxima información y desde luego de mantener, los ejecutivos, la neutralidad exigida. Este es el tipo de situaciones que tanto afean la imagen de nuestro club, las que nos anclan en ese pasado del que podemos salir muy pronto. Urge reformar esa cultura oscura y dejar de ser pequeños por no entender que unas elecciones suponen la oportunidad de regenerar las ideas, debatir y mejorar la relación entre todos los segmentos del osasunismo. Puede que quienes cierran todas las puertas para que nadie vea cómo desde dentro se presiona a empleados y colaboradores para que les den su firma, cómo sea, se encuentren, por el contrario, que luego no les den el voto.

Sonrisas y felicidad

Estas elecciones, por suerte para todos los osasunistas, han arrancado con dos resultados más que convenientes para las aspiraciones de Osasuna, que lidera la clasificación cuando la temporada ha arrancado solamente. Es prematuro, por tanto, aventurar ningún desenlace por más que el sueño del ascenso se repite esta semana, noche tras noche, de forma íntima y personal en el descanso de los aficionados.

La situación parece también idónea para la celebración de unas elecciones que  van de otra cosa que asociar el voto a algo tan oportunista y proverbial como el resultado o la clasificación de Osasuna en un momento dado. Esta vez se votan ideas, proyectos y, a nuestro modo de entender, la estabilidad del futuro, el último tren que pasa por El Sadar para llegar a tiempo de alcanzar el futuro.

El último periodo directivo comprendido entre 2014 y 2017, que debía acabar de una vez por todas con las sombras y los temblores de gestiones opacas y sospechosas, no ha conseguido pasar esa página del miedo. La sonrisa amplia y sincera con la que Juanra Lafón se presenta ante los socios contrasta desde luego con el malhumor de otros. No se trata de quien ríe uno sino de ser feliz ejerciendo de osasunista. Nosotros lo somos. Somos felices.

Otro aval: Aranzabal

La presentación concentró una gran expectación periodística, lo que se ha traducido también en una noticia de gran impacto no sólo en territorio osasunista sino también a nivel de todo el fútbol nacional, principalmente por la incorporación de Alex Aranzabal como director general de Osasuna si Lafón gana las elecciones.
Aranzabal protagonizó lo que se ha dado en llamar el ‘milagro’ Eibar, levantando un club de Segunda B hasta su consolidación en Primera. Un arquitecto de estructuras y del funcionamiento del fútbol con experiencia y éxito que garantiza la solidez y la eficacia de un modelo de gestión aspirante a la excelencia en la ejecución de un plan estratégico muy exigente.
La mayoría de los medios han interpretado el fichaje de Aranzabal, por su reputación y seriedad, como otro aval de peso para Juanra Lafón, cuya candidatura también evitó entrar en ningún tipo de conflicto con el resto de las candidaturas. La suya será una campaña en positivo, intentando atraer el debate y el interés de los socios en un plano constructivo.

Aval e ilusión

Cuando Juanra Lafón se haya presentado esta mañana en el Hotel Zenit las elecciones iniciarán formalmente una competición entre tres precandidaturas de corte absolutamente distinto. Es responsabilidad de la Junta actual y de sus ejecutivos garantizar la neutralidad exigible. Su candidatura lo tiene todo en la mano y el viento a favor, incluida una declaración de hartazgo hace unos meses, la dimisión de su hombre fuerte, Alfonso Ramírez, a horas de iniciar la carrera y también un reconocimiento de errores en la planificación deportiva que condujo al descenso. Lo más extraño, sin embargo, es sobrescribir sobre el programa del 2014 un nuevo programa en el 2017.
La candidatura de Juanra Lafón, seguro, no necesita una consultoría externa para la realización de un Plan Estratégico tres años después de estar en el gobierno del Club. Hoy lo presenta, un Plan Estratégico completo, detallado y potente, obra de su equipo, gente osasunista, preparada, responsable y avalada por su histórica y valiente gesta de salvación de Osasuna en el peor momento de su historia como Juanra Lafón y Eva Blanco. Sí, hay un aval de gestión y además un Plan Estratégico de autor, propio y osasunista en la propuesta de Juanra Lafón.